28 feb. 2013

Cómo se puede perder y estar satisfecho (Crónica Duna-Sierramar)



Duna sabía el sábado que no podía salir relajado y desde luego que así fue. Nosotros pudimos mantenernos en el partido gracias a una agresiva defensa que les provocaba muchas pérdidas.

Si resumiera el partido utilizando la menor cantidad de palabras posibles diría:

     -DUNA: Miguel muy constante y anotador, tiros libres y rebotes ofensivos

     -SIERRAMAR: recuperaciones de balón y (en este partido) buen porcentaje de triples



Desde luego que me hubiera gustado ganar el partido, pero no sólo éste, sino todos los que juego. En particular, este partido ha sido el primero en toda la temporada que hemos jugado al ritmo y a la intensidad que espero que mantengamos, no sólo esta temporada sino también las siguientes. Gracias a ese tipo de juego se puede rotar más y todo el mundo es importante. Al descanso, después de que Duna no consiguiera rentas demasiado grandes, llegamos con un 36-33, y todos nuestros jugadores ya habían pisado el campo, unos más que otros, pero todos habían salido ya. Para mí ha sido importante este partido porque ha sido el primero en el que hemos estado metidos al 100% todo el rato. Los parciales en contra no fueron por bajar la intensidad sino por acierto de los duneros (que para eso juegan). Conseguimos recuperar sendas ventajas a base de no bajar los brazos y de creer en la victoria, y se notó, mucho, la implicación del banquillo porque los que salían a jugar lo hacían ya muy metidos en el partido. Desde luego que hay cosas a mejorar, pero entran dentro de lo normal: perdimos demasiados  balones no forzados, se pisó la línea de saque, algún pase se dio cuando el compañero se había ido… etc. pero estos fallos se cometen porque hay jugadores que no han estado nunca en estas situaciones, tanto por falta de experiencia como por falta de “oxígeno” al cerebro. La única forma que yo conozco de mejorar la toma de decisiones estando a muchas pulsaciones es precisamente jugando a muchas pulsaciones. Eso conlleva errores de criterio y precipitación, pero, repito, la única forma que conozco de mejorar en ese aspecto es acostumbrarse a jugar a ese ritmo. Nuestro deporte no se caracteriza, casi ninguno realmente, por entrenar a 120 ppm y luego hacerlo bien a 180 ppm, además hay situaciones que sólo se producen en los partidos y es muy difícil reproducirlas en los entrenamientos.

Duna hizo un partido muy completo y basándose, como ya he dicho antes, en Miguel y su juego interior, nos ganaron el partido. Nosotros, a pesar de la ingente cantidad de balones perdidos y fallos defensivos en el cierre de rebote, conseguimos estar en el partido  gracias a la intensidad en la defensa a todo el campo y, también, no nos olvidemos a los 6 triples que metió IVÁN en los últimos 10 min (que también ayudaron lo suyo J  ) para ayudarnos a llegar a los 36 puntos que les encajamos en el último cuarto. En definitiva, un tipo de partido que me hubiera gustado que jugar antes pero que también era consciente que era posible que este año no llegara.

Contento porque creo que mis jugadores han visto el camino que tenemos que seguir y aunque eso no significa que ya vamos a salir como a mí me gustaría siempre, sí que van a tener una referencia clara de lo que espero de ellos. El próximo partido es crucial para el destino que vamos a tomar a partir de la semana que viene, una derrota hará que ya empecemos a mirar a la temporada que viene y una victoria hará que nos centremos más en los siguientes partidos.



- Os recuerdo que podéis escribir vuestros comentarios en FACEBOOK http://on.fb.me/Tii2e7 y twitter @ANTITOSTONBALL