7 nov. 2013

CRÓNICA J-2 G-B

Lo siento por mis detractores, pero va a ser tónica habitual hacer las crónicas tarde, es más, alguna vez la juntaré con la previa de la semana siguiente. Eso no significa que alguna vez, de forma puntual, me adelante un poco, pero como ya he dicho antes lo normal será lo contrario.

Empezaré repasando el resto de la jornada, en la que Águilas ha descansado y  ha "bajado" puestos en la clasificación; a día de hoy, con lo poco que he visto de la liga, me parecen los máximos aspirantes al liderato, el tiempo dirá si me equivoco.

Mis ermitaños siguieron el guión "lógico" y no dejaron escapar una victoria del Ermita Arena ante un rival joven y muy mermado por las ausencias. 32 puntos de diferencia indican que el partido fue bastante tranquilo para los abuelos de la competición.

Estudiantes, tal y como esperaba (esta vez acerté), ganó su partido de una forma bastante contundente (esto no lo esperaba tanto); a decir verdad, no esperaba que el equipo de Lucas estuviera tan bien de forma a estas alturas de la competición. Con resultados como éste los estudiantiles ponen sobre la mesa sus intenciones y dejan claro que si alguien pensaba que eran una cenicienta se equivoca. +29 y a esperar la próxima jornada.

Fuente Álamo, por si alguien tenía dudas, con el resultado ante Alhama "Pololos" da otro toque de aviso a quien pensaba que iban a ser la comparsa, y la jornada de descanso del resto de la liga, perder de 12 contra un aspirante al ascenso es para tenerlo en cuenta.

Ya avisé que los refuerzos de Mazarrón le iban a dar mucho más "punch", ahora los jugadores jóvenes tienen guías y apoyos sólidos dentro de la pista. Mi amigo Ballesta ha hecho su carta de presentación con 41 tacos, 19 puntos en 22min. Siempre que los veteranos estén en ese minutaje será bueno para los jóvenes y tendrán una amenaza constante los rivales. Si se disparan de minutos los veteranos estoy seguro de que harán un buen año, pero los jóvenes no tendrán minutos para evolucionar y sería otro año más de atraso para un equipo que ya debería opositar a cotas más altas de las que ha estado demostrando estos últimos años. Con polémica incluida, consiguieron ganar a Totana que con las avalanchas de bajas (deportivas) ha empezado un poco "despistado".

Sin ver ni un minuto de los dos partidos de Totana voy a aventurarme a hacer una comparación con nosotros por lo que he leído a Abraham. Ellos, al igual que nosotros la temporada pasada, teníamos más "potencia de fuego" y control del partido. Además ellos realmente han perdido dos jugadores (Adrián y Abraham fueron refuerzos de playoff) en un perfil parecido al nuestro. Los dos equipos hemos perdido control de juego, amenaza desde el triple y generación-lectura de situaciones límite, su base y Dani Olmos se encargaban de ello el año pasado y cuanto más apretados y complicados sean los partidos más se les echará de menos. Nosotros en esa posición hemos perdido más anotación que ellos, pero eso se compensa con la otra baja, ellos han perdido a Bruno y nosotros a Juanjo Cano. Bruno aportaba rebotes y tiro exterior, en cambio "nuestro" Juanjo nos daba muuuuucho rebote y velocidad en el contraataque, cosa que echamos mucho de menos. Con esta comparativa lo que quiero transmitir es que quizá somos dos equipos que tenemos que adaptarnos a nuestra nueva realidad y modificar un poco nuestro "coco" para ser más competitivos. El año pasado tuvimos una empanada BRUTAL contra Pulpí en su campo, el atasco en vez de solucionarlo con concentración y defensa lo hicimos a través de la inspiración de Dani que se cascó 17 puntos en un cuarto. Este año no tenemos ese AS bajo la manga y cuando  no seamos capaces de mantener la concentración, esfuerzo y capacidad de sacrificio, nos van a crujir siempre. Se vio la jornada anterior con Águilas, se ha visto ésta contra Infante y, hasta que no lo asumamos, se va a ver siempre que se produzca dicha situación.

Nuestro partido contra Infante lo afrontábamos con muy buena actitud, aunque siempre hay alguno que se "despista" y llega media hora tarde jodiendo un poco la dinámica de concentración, espero que no se vuelva a repetir porque es bastante dañino para el grupo, o por lo menos eso me parece a mí.

Cuando un equipo quiere jugar rápido es normal que caiga muchas veces en la precipitación, pero eso es algo que tienes que asumir si quieres subir un escalón la velocidad de juego a la que están acostumbrados los jugadores. Eso no significa que no estemos trabajando en ello, pero doy por "buenas" algunas precipitaciones si sacamos experiencia de ellas. La primera parte fue un regalo constante de fallos de balance y pérdidas no forzadas de balón que Infante aprovechó de maravilla para anotar situaciones de alto porcentaje que compensaron su mal día en el tiro exterior. En este segundo cuarto tuve un despiste que condicionó nuestras rotaciones después, a falta de pocos minutos no me enteré que Sergio estaba con dos faltas personales y cometió su tercera, relegándolo al banquillo más minutos en la segunda parte de lo que me hubiera gustado. En esta primera parte aguantamos el tirón sobre todo por nuestros pívots que dominaron más de lo habitual los tableros y lo que nos concedió muchas segundas oportunidades de ataque, y por parte de los jugadores exteriores solamente Alex estuvo a la altura de las circunstancias.

El tercer cuarto empezó igual de mal, los mismos fallos y las mismas pájaras, eso me obligó con -15 en el marcador a hacer un cambio de 5 por 5 porque era un continuo coladero defensivo, a partir de ahí y con los 3 juniors del año pasado en pista empezamos a remontar. En este período de remontada me sorprendió la concentración y el trabajo de un pívot (senior de primer año); en pretemporada hablé con él para dejarle claro que, como llevaba poco tiempo jugando, en los partidos complicados iba a ser muy difícil que dispusiera de minutos (por no decir que no iba a jugar). Lejos de hundirse y lamentarse ya ha demostrado en estos dos partidos que hace más el que quiere que el que puede: estuvo en todas las ayudas defensivas necesarias, bloqueó el rebote perfectamente a los rivales, atacó el rebote ofensivo recuperando varios rechaces y NO PARÓ DE ANIMAR A SUS COMPAÑEROS DESDE DENTRO Y FUERA DE LA PISTA.

En definitiva, un ejemplo de lo MÍNIMO que se le debe exigir a CUALQUIER jugador que quiera pertenecer a un grupo (equipo) competitivo. No sé los minutos que jugó, pero estoy seguro de que pasó de los 15, cifra que, con su calidad, a día de hoy no le debería haber permitido jugar, pero que su entrega le permitió ayudar en la remontada (que al final no se produjo, pero nos quedamos cerca) y ojala que lo hubiera sacado antes a jugar.

La remontada parecía posible, pero de nuevo errores no forzados le permitieron a Infante aprovechar la situación y anotar fácil en transiciones rápidas, con lo que nuestras opciones se fueron al traste.

Al final de este partido tuve la misma sensación que me dio la temporada pasada contra Duna y espero no equivocarme. Creo que hemos encontrado un poco el camino y si eso es así las derrotas de las dos primeras jornadas las daré por buenas (hubiera preferido ganar) porque significará que vamos a crecer rápido en nuestro juego. Ya veremos .........




P. D. Como anécdota, hablando con el entrenador de Infante me comento que él había ido a la famosa reunión (de la que todavía no se sabe de qué se habló) y que uno de los temas a tratar fue la importancia de estar el entrenador dentro de las líneas del campo destinadas a ello. Luego los pasos no se pitan, pero lo importante es que el entrenador esté en su zona técnica.......así nos va.








Y no olvides que si quieres formar parte de nuestro proyecto, ya sea de entrenador, ayudante o jugador, puedes contactar conmigo a través del correo pedrojordangallego@gmail.com