29 feb. 2012

CRÓNICA EBS-ERMITA


Si después de la racha que llevamos me dicen que voy a ganar en la pista de EBS por la defensa no me lo creo. 

Afrontábamos el partido con 3 bajas de jugadores exteriores, lo que condicionaba mucho nuestras rotaciones y ajuste de posiciones de juego. Faltaron nuestros dos jugadores más desequilibrantes en ataque y nuestro perro de presa en defensa, con estos datos y nuestro estilo de juego, no hacía presagiar nada bueno para nuestros intereses y menos aún en pista de EBS. 

Creí oportuno marcar una cifra de puntos totales a recibir, lo que no me imaginaba es que iba a quedar tan cerca; mi apuesta fue 68 (17 por cuarto).

El partido empezó con una anécdota graciosa (ahora), primer balón que tocamos en el partido se salda con un contraataque SOLO de José Antonio y cuando esta dando los pasos el arbitro corta la jugada porque se le había olvidado el pito¡¡¡ Nos quita 2 puntos “by the face”. Pero como he dicho algunas veces, cuando un equipo quiere ganar, todos los rechaces le favorecen, tiene suerte con los balones divididos y hasta meten churros de canasta. EXACTAMENTE eso fue lo que nos pasó a nosotros que empezamos con un triplazo a tablero (sin comentarios).

En ningún momento tuvimos los agujeros de las penetraciones y el rebote ofensivo de EBS, evidentemente concedimos algunos, pero no los regalamos como en otros partidos. El partido estuvo disputado en todo momento y EBS haciendo la goma. El final fue muy ajustado, teniendo que pedir tiempos muertos para sacar desde pista contraria, preparar presiones, hacer faltas si se metían los libres, etc, es decir, partidos de los que se aprende ganes o pierdas. 

Destacó todo el grupo y por primera vez lo hicieron como eso, un GRUPO, apareciendo todos en algún tramo del partido. Sería injusto nombrar a alguien por encima del resto, pero destacaré en el inicio del partido a Miguel y Rosendo, durante todo el partido (hasta que hizo la quinta) a Julio y al final a José Antonio, DJ, Enrique y Diego (los famosos interiores). 

Si seguimos con este nivel defensivo y recortamos algún tipo de pérdida de balón que nos generó varios puntos fáciles en contra, estaremos en disposición de intentar escalar alguna posición en la tabla y, si no es posible abandonar el cuarto puesto, de plantar cara al rival que nos toque del otro grupo.

Lo que tengo claro es que con este nivel defensivo la clasificación para el play-off debería ser asequible para nosotros, mientras que, si no lo mantenemos, tendremos muchas probabilidades de caer al quinto puesto.